Las labores culturales son aquellas consideradas de uso común dentro del ciclo productivo, son todo tipo de labores que permiten la optima germinación, plantación o sembrado, desarrollo y cosecha del producto final, tanto así como la preparación del mismo para su comercialización.
Si bien, en teoría todo este tipo de labores deberían ser totalmente ventajosas, para el cultivo no siempre es así, ya que muchas veces las labores traen aparejadas desventajas que no se tienen en cuenta al momento de realizarlas( ejemplo: regar con agua de alta concentración salina, poda indiscriminada, etc). Es por este tipo de factores que la personas que vayan a realizar la labor, estén bien capacitadas para la misma.

Labores culturales
Labores culturales generales son las que se aplican a todas las especies, cualquiera sea la forma en que se las cultive, salvo algunas excepciones.
Ellas son:
Descortezado: es la operación que se realiza en suelos sueltos con tendencia a formar cortezas duras( planchado), y cuya finalidad es romper la costra superficial para facilitar la emergencia de las plántulas o bien destruir la capilaridad evitando de ese modo la exagerada evaporación. La maquinaria utilizada para esta labor es: rastra de dientes, tablón, rastrillo, etc.

Carpida: es aquella operación que se realiza a una profundidad variable(depende del cultivo y del suelo) entre 8 y 12 cm, para eliminar malezas y remover la tierra, mejorando de esta forma la granulosidad, aumentando el contenido de aire y la meteorización necesaria para activar las reacciones del suelo y con ello la descomposición de las sustancias orgánicas. Se utilizan maquinas que remueven el suelo por medio de elementos cortantes dispuestos mas o menos verticalmente, ya sean:
Manuales: escardillo, zapines, zapas, etc.
De tracción mecánica o animal: carpidores, cultivadores, etc.

Escardillado: similar a la carpida, este se hace a menor profundidad(de 4 a 8 cm). En suelos sueltos se realiza después de cada riego para conservar la humedad, en los suelos pesados se hace después que la superficie comienza a secarse y de formarse la costra. Se utilizan las mismas herramientas que en la carpida.

Aporque: es cuando se arrima tierra al pie de la planta con la finalidad de:
Dar a la planta mayores elementos de sostén. Por ejemplo en el maíz para favorecer el anclaje de las raíces.
Favorecer el desarrollo de las raíces y bulbos. Por ejemplo cebolla, ajo, remolacha, etc.
Favorece el blanqueado. Por ejemplo espárragos, apio, acelga, etc.
Proteger las raíces y bulbos de las heladas. Se utilizan asadas(manual), aporcadores de doble vertederas, arado de mancera de una vertedera(tracción).

Raleo: se realiza para eliminar plantas con el objetivo de dar al cultivo una densidad apropiada, evitando de ese modo la competencia. Según la superficie y la especie puede hacerse a mano o con escardillos, zapines y en lotes mas extensos se utilizan rastras de dientes.

La poda: es la extracción de ramas vegetativas a los efectos de darle a la planta la arquitectura adecuada para el soporte del peso de los frutos, la entrada de luz y la realización de labores culturales y de cosecha en forma adecuada. Todo esto define la poda de formación.

La poda de fructificación consiste en lograr un crecimiento equilibrado entre frutos y parte vegetativa -tallos y hojas- mediante la remoción de ramas vegetativas asegurando el rendimiento sostenido de la producción en las futuras cosechas.



Limpieza de acequias y drenes
Consiste en eliminar con herramientas manuales, tales como palas o azadas, las malezas que crecen en las acequias y drenes, así como la eliminación del sedimento que se deposita en el fondo de los mismos como consecuencia del arrastre del viento y el agua.

Laboreo del suelo y control de malezas
El laboreo del suelo consiste en remover una capa de éste de mediana profundidad con el objeto de lograr beneficios de diversa índole tales como airearlo, evitar compactación, facilitar su retención de humedad y realizar el control de malezas. Se lleva a cabo en forma manual con pala y azadón en la línea de los frutales; y en forma mecánica con arado y rastra.

Control de plagas

Control de malezas: compiten con el cultivo en el consumo de nutrientes, luz y agua. Ocasionan inconvenientes en la cosecha.
Las malezas por estar mejor adaptadas, se difunden y multiplican con facilidad, resisten mas las adversidades climáticas.
Para el control de malezas hay distintos métodos, ellos son:
Físico:
  • Desmalezado manual: se realiza con escardillos, azadas, palas y zapines.
  • Desmalezado mecánico: cultivadores y rastras se los emplea para controlar malezas anuales y perennes en terrenos de cultivo o antes de la implantación. La elección del implemento depende del cultivo, especie y estado de la maleza y tipo de suelo.
  • Coberturas con paja, polietileno, impide el crecimiento de la malezas. La quema de rastrojo no se recomienda por la materia orgánica que se pierde.
Biológico: consiste en controlar malezas por otros organismos(insectos, hongos, bacterias y plantas).
Químico: se realiza con el uso de herbicidas que matan o impiden el crecimiento de la maleza. Hay que tener en cuenta que los herbicidas selectivos controlan determinadas malezas, depende de cada producto y dosis empleada.




Operación que consiste en sostener a la planta o sus frutos para que no estén en contacto con la tierra, (atar las plantas de tomates, sostener los pimientos, o berenjenas).


Se realiza para evitar que los frutos estén en contacto con la tierra, pueden utilizarse materiales diversos (paja de cereales, plásticos, papel, cartón) es muy común en el cultivo de frutillas, melones, sandías.


Reemplazar todas las plantas secas o en malas condiciones. (es normal reponer hasta el 10 % del cultivo)


LABORES DE CULTIVO EN EL SEMILLERO
En el semillero se realizan las labores de cultivo desde el inicio de la germinación de las semillas hasta el trasplante y comprenden; el riego, el control de malezas, plagas y enfermedades.
RIEGO.
Consiste en proporcionar agua al suelo para que las plantas se desarrollen normalmente. Los cultivos hortícolas deben recibir abundante cantidad de agua no sólo durante la germinación sino también en el crecimiento. En los semilleros el riego se hace por aspersión usando regaderas o mangueras con boquillas esparcidoras. El riego se hace diariamente durante las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde.
MALEZAS.
Las malezas o malas hierbas es un conjunto de plantas que crecen entre los cultivos y los perjudican porque se apropian de los elementos nutritivos del suelo y los privan de luz, aire, humedad y espacio.

CONTROL DE MALEZAS.
La eliminación de malezas se puede hacer por procedimientos físicos y químicos. Los procedimientos físicos consisten en eliminar las malezas a mano especialmente en los semilleros. Los procedimientos químicos consisten en destruir las malezas con productos químicos llamados herbicidas. PLAGAS.
Las plagas son aquellos seres biológicos que causan daños a los cultivos. Entre los insectos más comunes que atacan a las plantas hortícolas en el semillero se tienen: los bachacos, pulgones, grillos, perros de agua, trips y las arugas que son larvas de ciertos insectos, que crecen alimentándose de las hojas de repollo, lechuga, frijoles, entre otros. CONTROL DE PLAGAS.
La plagas en el semillero se combaten aplicando insecticidas, que son productos químicos que eliminan a los insectos perjudiciales.
ENFERMEDADES.
Las enfermedades son alteraciones producidas en las plantas por hongos, virus y bacterias. Las más comunes en los semilleros son: el sancocho o estrangulamiento del tallo, la candelilla que es un hongo que ataca los tomates, papas y otros.


CONTROL DE ENFERMEDADES.
Las enfermedades causadas por hongos se combaten con sustancias químicas llamadas fungicidas. Los fungicidas son productos a base de azufre y cobre.






Se lleva a cabo para delimitar el número de tallos con los que se desarrollará la planta (normalmente 2 ó 3). En los casos necesarios se realizará una limpieza de las hojas y brotes que se desarrollen bajo la “cruz”.

Práctica que consiste en cubrir con tierra o arena parte del tronco de la planta para reforzar su base y favorecer el desarrollo radicular. En terrenos enarenados debe retrasarse el mayor tiempo posible para evitar el riesgo de quemaduras por sobrecalentamiento de la arena.

Es una práctica imprescindible para mantener la planta erguida.
Pueden considerarse dos modalidades:
- Tutorado tradicional: consiste en colocar hilos de polipropileno (rafia) o palos en los extremos de las líneas de cultivo de forma vertical, que se unen entre si mediante hilos horizontales pareados dispuestos a distintas alturas, que sujetan a las plantas entre ellos. Estos hilos se apoyan en otros verticales que a su vez están atados al emparrillado a una distancia de 1,5 a 2 m, y que son los que realmente mantienen la planta en posición vertical.
- Tutorado holandés: cada uno de los tallos dejados a partir de la poda de formación se sujeta al emparrillado con un hilo vertical que se va liando a la planta conforme va creciendo. Esta variante requiere una mayor inversión en mano de obra con respecto al tutorado tradicional, pero supone una mejora de la aireación general de la planta y favorece el aprovechamiento de la radiación y la realización de las labores culturales (destallados ,recolección, etc.), lo que repercutirá en la producción final, calidad del fruto y control de las enfermedades.

A lo largo del ciclo de cultivo se irán eliminando los tallos interiores para favorecer el desarrollo de los tallos seleccionados en la poda de formación, así como el paso de la luz y la ventilación de la planta. Esta poda no debe ser demasiado severa para evitar en lo posible paradas vegetativas y quemaduras en los frutos que quedan expuestos directamente a la luz solar, sobre todo en épocas de fuerte insolación.

Es recomendable tanto en las hojas senescentes, con objeto de facilitar la aireación y mejorar el color de los frutos, como en hojas enfermas, que deben sacarse inmediatamente del invernadero, eliminando así la fuente de inóculo.

Normalmente es recomendable eliminar el fruto que se forma en la primera “cruz” con el fin de obtener frutos de mayor calibre, uniformidad y precocidad, así como mayores rendimientos.
En plantas con escaso vigor o endurecidas por el frío, una elevada salinidad o condiciones ambientales desfavorables en general, se producen frutos muy pequeños y de mala calidad que deben ser eliminados mediante aclareo.

Los precios y la demanda por un lado y las temperaturas por otro, son los factores que van a determinar el momento y la periodicidad de esta operación, recolectando antes de su madurez fisiológica en verde o en rojo según interese.