La siembra.

La siembra es una de las principales tareas agrícolas. La siembra consiste en situar las semillas sobre el suelo o subsuelo para que, a partir de ellas, se desarrollen las nuevas plantas. Hay que saber sembrar bien si queremos que nuestras plantas crezcan en el lugar adecuado y con las condiciones adecuadas. Tenemos que pensar que una cosecha conlleva mucho trabajo, esfuerzo y dinero, por lo que debemos asegurarnos de que todos los pasos que llevan a ella han sido tomados adecuadamente.

Tipos de siembra.

Existen fundamentalmente dos tipos de siembra:

  • Siembra directa : Es aquella en la que las semillas se sitúan directamente en su emplazamiento definitivo. La siembra directa requiere que el suelo tenga unas determinadas condiciones de humedad y temperatura y que haya sido preparado adecuadamente para recibir las semillas. Igualmente debemos tener en cuenta lo que se conoce como marco de plantación que incluye la profundidad de sembrado o la distancia de plantación entre semillas.
  • Siembra indirecta: Es cuando la semillas no se siembran directamente sobre el suelo sino que se siembran a cubierto para que puedan resistir las condiciones ambientales o cuando se prefiera disminuir las perdidas de semillas si se utiliza el método directo. En este caso la siembra se efectúa en un semillero. Este tipo de siembra garantiza un uso más eficaz de la semilla. En el semillero las semillas no guardan las distancias reales porque después deben trasplantarse a su lugar definitivo.

Técnicas de siembras:


Las plantas silvestres comestibles crecen de manera espontánea cuando la semillas caen en el suelo después de ser dispersadas fundamentalmente por el viento o por los animales. Sin embargo en horticultura es conveniente conocer las técnicas de siembra para obtener los resultados más satisfactorios. Las principales maneras de sembrar son las siguientes:
- Siembra a voleo : Se trata de un método de siembra directo en el que se intenta que las semillas se distribuyan lo más uniformemente posible sobre todo el terreno. Este tipo de siembra se utiliza especialmente en los viveros para sembrar semilleros. Se trata de un tipo de siembra realizada al azar que requiere gran cantidad de semillas y no resulta rentable para la mayoría de los cultivos. Se utiliza fundamentalmente con cultivos intensivos, sobre todo para cereales o legumbres como el arroz, la soja, el trigo, el heno, etc.
La siembra a voleo puede realizarse mecánicamente mediante máquinas llamadas sembradoras o manualmente. Las primeras garantizan una mayor rapidez y precisión aunque resultan mucho más caras. En la siembra a mano, el agricultor dispone de un contenedor en donde se encuentran las semillas y las siembra manualmente a medida que avanza por el campo.
Si se siembra a mano o cuando se siembran a voleo semillas muy poco pesadas, es conveniente mezclarlas con otros materiales más pesado como la arena para que caigan con mayor facilidad en el lugar deseado. Además la arena suele tener un color diferente al suelo por lo que visualmente puede distinguirse si se ha realizado una siembra bastante uniforme.
- Siembra en surco o chorrillo: En este caso se siembra directamente en el surco una cantidad constante de semillas, que posteriormente en algunos cultivos deberá aclararse para que las plantas puedan crecer bien. En otros casos se dejan crecer espontáneamente y no hace falta aclarar. Muchas leguminosas o cereales se siembran utilizando esta técnica.
- Siembra espaciada o a golpes o siembra mateada en surcos : Es una manera de sembrar en surcos pero dejando una distancia considerable entre una semilla y otra o entre dos grupos de semillas. La distancia puede oscilar entre los 30 y los 80 cm. Es una técnica que garantiza un uso más eficaz de las semillas y, al mismo tiempo, evita o restringe el aclarado posterior. En este caso tenemos cultivos como el maíz y los cacahuetes

- Siembra de precisión: En este caso la siembra se realiza mediante máquinas especialmente diseñadas para sembrar semillas que se han distribuido previamente en paquetes adecuados para cada tipo de cultivo. La máquina, una vez se le ha calibrado la distancia y la profundidad de siembra, introduce el paquete o píldora de semillas en el terreno. Cada paquete contiene un envoltorio que se deshace al cabo de poco tiempo para dejar las semillas en contacto con el suelo. Este tipo de siembra solamente se realiza en cultivos intensivos porque permite ahorrar una cantidad muy elevada de semillas.

GLOSARIO:
  • Horticultura: la horticultura proviene etimologicamente de las palabras hortus (jardín, huerta, planta) y cultura (cultivo´´) clasicamente significaba cultivo de huertas´´; el término se aplaca también a la producción de hortalizas e incluso a la producción comercial moderna.
¿ Cómo obtener las semillas?

La mejor manera de disponer de semillas de calidad y confianza es obtenerlas directamente de nuestras propias plantas. No obstante, si pretendemos conseguir variedades nuevas o no tenemos la voluntad o la confianza de producir nuestras propias semillas, podemos recurrir a semillas producidas en viveros especializados o centros de jardinería. Si vamos a un centro de calidad, podemos estar seguros que compraremos semillas con garantía de éxito. Sin embargo, hay que admitir que comprar buenas semillas resulta más caro que producirlas en casa por lo que, al menos, resulta muy interesante intentarlo.


Tipos de siembra:


Siembra intercalar
Para aprovechar al máximo el terreno disponible se pueden sembrar 2 cultivos diferentes en un solo surco. Ciertas hortalizas que tardan en su maduración con otras de crecimiento rápido.
Por ejemplo, coles de bruselas, puerros, perejil, zanahorias, etc., admiten que se siembre entre ellas un cultivo que se recolectará antes de que necesite espacio, por ejemplo, rábano, guisantes, espinaca, lechuga enana... Para poder realizarlo debes seguir los siguientes pasos:


  1. Prepara un surco y esparce 3-4 semillas del cultivo que tarda más en madurar cada 10 cm. Entre ellas pon semillas de hortalizas de crecimiento rápido con una separación de 2,5 cm.

  2. Cubre de forma ligera con la tierra extraida del surco. Afirma bien y riega finamente, empapando bien el suelo.
  3. Recolecta las hortalizas de maduración rápida transcurrido 1 mes sacándolos con cuidado para no dañar las raíces de las que aún están plantadas. Riega bien previamente. Ahora éstas tendrán espacio para acabar de madurar.


Siembra directa de hortalizas en el huerto
En lugar de hacer un semillero, ya sea en recipientes o en tierra, y luego plantar las plantitas obtenidas en hileras al huerto, se pueden sembrar ciertes especies directamente en tierra, sin el paso previo del semillero y que se críe ahí hasta el final.


Siembra escalonada
Para evitar excesos en un período y carestía en otros es necesario sembrar unas pocas hileras cada varias semanas, por ejemplo de lechuga, rabanitos... Distribuye la siembra durante un período de 3 a 4 semanas, en intervalos de 3 ó 4 días en cada variedad.

Procedimiento de siembra en semilleros de recipientes
1. Se pueden hacer semilleros durante todo el año, dependerá de la especie y del clima. Haciendo un semillero a cubierto es posible iniciar el cultivo de hortalizas al final del invierno, cuando por el frío de muchas regiones morirían las plántulas sembradas en el exterior.
2. Los contenedores posibles son muy variados. Ejemplos:
Estas dos últimas (las bandejas de alveolos) son los mejores porque los plantones no tienen competencia y se obtiene un cepellón sano que no se altera al trasplantarlo a la tierra definitiva.
semillero_corcho.jpgsemillero-alveolos-plastico.jpg

Bandeja de alveolos de corcho
Bandeja de alveolos plástico
3. Rellena el recipiente elegido con . La mezcla típica está formada por un 50% de arena + un 50% de turba. O bien, turba + arena + perlita a partes iguales.
4. Si es una bandeja de alveolos, con un palito o un dedo haz un hueco en cada compartimiento y pon por agujero una semilla (las de tamaño grande) o 3 ó 4 (las semillas pequeñas). Si es otro tipo de recipiente distinto a una bandeja de alveolos, esparce las semillas y cubre con una fina capa de sustrato.
siembra-de-semillas.jpgrepicado.JPG
Siembra Repicado
5. Es aconsejable (no imprescindible) tapar con un cristal o con un plástico transparente a modo de mini-invernadero para ayudar a mantener una temperatura alta y a retener la humedad; factores que favorecerán la germinación. Déstaparlo, si no todos los días, cada dos.
6. Mantén el semillero en un lugar cálido, sin sol directo y sin corrientes de aire.
7. Riega con una regadera o con un pulverizador para que el agua no salga a chorros y desplace las semillas. Los riegos deben ser frecuentes y con poca cantidad de agua impidiendo que por cualquier causa se seque el substrato ya que se malograría la germinación.
8. Si usas una bandeja que NO sea de alveolos, una maceta, un cuenco, etc., cuando los plantones tengan 3 ó 4 hojitas, trasplanta el exceso a un recipiente separando cada plantón a una distancia de 5 cm entre uno y otro, o bien, plantándolos en pequeñas macetas individuales. (Ver foto superior del 'repicado').
9. Si la bandeja es de alveolos y ha germinado más de una semilla por compartimento, deja una única planta por alveolo.
10. A las pocas semanas estarán listos los plantones para pasar al huerto definitivo.


  • Otoño es una buena época para plantar en general; en clima cálido, incluso mejor que la primavera. Plantando a principios de otoño posibilitas que las lluvias de invierno se ocupen del riego y se establezcan para cuando llegue la primavera.

    external image otono.jpg

  • Puedes plantar en cualquier época del año árboles y arbustos si vienen en maceta o contenedor.

  • No plantes muy apretado porque luego es perjudicial por la competencia que se produce entre los ejemplares, por el espacio, la luz, el agua y los nutrientes del suelo. Separa para que puedan desarrollarse adecuadamente, tanto árboles, arbustos como herbáceas. Este es un error muy frecuente.

    Es preferible tener paciencia, separarlas más y en el caso de los arbustos, plantar en los huecos plantas de temporada. Todo para no tener luego que eliminar o trasplantar la masa vegetal que se forme.

  • Deberás escoger plantas para sol o para sombra según la luz que tendrán. Las plantas con flor necesitan más sol.

    external image flores-sol.jpg Flores al sol

  • En condiciones difíciles de viento fuerte elige especies duras y protégelas.

  • Anota las fechas cuando siembres o plantes algo.

  • Si es necesario, proporciona algo de sombra a las especies más sensibles instalando una malla de sombreo.

  • Riega mucho las semanas posteriores a plantar.

  • Rocía regularmente para aumentar la humedad general pero no si el sol está en todo lo alto, sino por la mañana temprano o al atardecer.

  • Las plantas se tienen que aclimatar a su nuevo sitio y pasa un cierto tiempo hasta que retoman el crecimiento.